LOS MONSTRUOS DEL UMBRAL EN Manhattan Transfer

La novela trata sobre la transformación que se da en Manhattan a los comienzos del siglo XX, dado a la inmigración en grandes cantidades que se dio desde mediados del siglo XIX, al desarrollo industrial, del transporte y al comercio. Esto hizo de New York una de las ciudades más pobladas del mundo a principios del siglo XX con más de cuatro millones aprox1. New York era la puerta para que muchos inmigrantes vinieran a ella con la idea de cumplir su sueño americano, llegaban con una ideología preconcebida de la libertad: de pensamiento, de habitar en ella, de crecer en la escala económica y alcanzar el éxito, etc.

La desesperanza y el triunfo del sueño americano se puede rastrear en la obra a través del pensamiento, vivencias y del diálogo de algunos personajes. Para ello trabajaré con algunos personajes que el autor de la novela desarrolló para mostrar a la ciudad desde otra perspectiva, no como la que pensaban o creían los inmigrantes de otros países o del mismo Estados Unidos, sino como era realmente la ciudad: no humana, insegura, sus habitantes luchan por subsistir, por abrirse camino entre ese montón de personas desconocidas, que al igual luchan por no dejarse hundir por esa ola de cambio, de transformación que está teniendo la ciudad.

En la novela trabajaré el desenlace de los siguientes personajes: Bud Korpenning, que llega a la isla de otro pueblo de Estados Unidos pero que no logra una adaptabilidad en la ciudad y muere, Stanwood Emery, joven rico que tiene una vida bohemia, despreocupada y que también muere; Emile y Congo dos inmigrantes que son camareros navegantes que llegan a la ciudad con el propósito de conseguir plata; Gus McNiel y George Baldwin, que dada a una situación en común se hacen amigos y ambos logran subir en la escala socioeconómica de Manhattan; Jimmy Herf, que permanece en toda la historia de la novela pero nunca se da una afinidad en él y la ciudad. Tomaré ejemplos de situaciones vividas por estos personajes para presentar las partes en que se aborda este tema de la desesperanza y triunfo del sueño americano.

Una caracterización que encuentro específica para cada uno de estos personajes es que son monstruos del umbral, según las tres fases de los ritos de paso que presenta Delgado que a la vez los toma de Arnold Van Genep:

los tránsitos entre apartados de la estructura social o del universo presentaban una secuencialización en tres fases claramente distinguibles: una inicial, llamada preliminar o de separación.., una etapa intermedia, que era aquella en que se producía la metamorfosis del iniciado y que era llamada liminal o de margen, y un último movimiento en el que el pasajero se reincorporaba a su nueva ubicación en la organización social2.

Cada uno de estos personajes se encontraba en una etapa inicial preliminar que abandonan bien sea por razones de desplazamiento o por el cambio socioeconómico que tienen; en la segunda etapa deambulan en ese tiempo- espacio como seres liminoides en busca de un acomodo socioeconómico, en el que sólo George Baldwin, Gus McNiel, Ellen Thatcher y James Merivale logran reincorporarse a la estructura social; los demás quedan en esa etapa liminal, absorbidos por esa nada en la que se encuentran y de la cual no podrán salir.

Bud Korpenning es un personaje en transe que llega a Manhattan con la expectativa de lograr un acomodo tanto social como económico: “-Voy a darle un consejito, amigo, que no le costará nada. Antes de ponerse a buscar, aféitese, córtese el pelo, cepíllese el traje, que está lleno de pelusa. Así le será más fácil encontrar algo. En esta ciudad lo que vale es la facha. –Yo puedo trabajar como cualquiera. Soy un buen trabajador –gruñó Bud”3. El no encontrar un acomodo laboral lo lleva a divagar en un estado de liminalidad: “-¿Cómo es que está usted sin trabajo, buen hombre? –Será, digo yo, porque aun no l’he cogío el tino a la ciudá. Yo nací en una granja y ayí m’he criao”4; es “un personaje no clasificado, indefinido, ambiguo. Se le asocia con frecuencia a la muerte”5, y así termina su vida después de tanto deambular por las calles de Manhattan, sintiendo su sueño frustrado y con la imposibilidad de salir de la ciudad, que lo ha absorbido en ese transe, negándole la posibilidad de lograr un status social y sumiéndolo hasta la misma muerte: “Vaya donde vaya es igual. Ya no puedo ir a ninguna parte… Bud se echa bruscamente hacia adelante, resbala, se queda colgado de una mano con el sol en los ojos. El grito se ahoga en su garganta al caer”6.

En relación con Bud está Stanwood Emery un joven rico que se encuentra ya en un estado liminal, que busca obsesivamente el fracaso y la perdición con total éxito7, ambos personajes son devorados por esa selva de cemento, de calles, de rascacielos de incontables ventanas; en este caso Stan tiene todas las posibilidades de ascender en esa escala socioeconómica gracias al gran capital que tiene su padre, pero prefiere gastar su vida en un estado constante de embriaguez, “-Beberé…, beberé hasta que cuando me corte salga whisky a chorros. ¿Para qué sirve la sangre cuando se puede tener whisky en las venas?8, en viajes, en vivir como un outsider buscando el fracaso, “él expresa todos los caminos por los que sólo a él le es dado transitar, no a nosotros”9, con la libertad de moverse en esos umbrales de forma inversa, hasta encontrarse en su camino con una muerte inflamable: “… El petróleo le lamió con su lengua blanca. Perdió el equilibrio, agarró el mechero. El mechero cedió. Tendido de espaldas en un charco, frotaba cerillas. Mojadas, no prendían. Una crujió, se encendió. Stan protegió la llama cuidadosamente entre sus manos”10.

Emile y Congo son dos inmigrantes que llegan a Manhattan para hacer realidad el sueño americano de triunfar en ese país; es Emile el que desea más abrirse paso en esa ciudad y dejar la pobreza en que vivía, mientras el interés de Congo es más por el placer, “-Lo que yo digo es que quiero llegar a algo en este mundo. Europa está podrida, apesta. En América uno puede abrirse camino. El nacimiento no importa, la educación no importa. Todo es abrirse camino. –Y si hubiera aquí ahora una buena hembra, cachonda, aquí mismo en la cubierta, ¿no te gustaría revolcarte con ella?”11. En la novela se da un vuelco y el que logra el triunfo a base del tráfico ilegal de alcohol es Congo y Emile termina convertido en su cocinero: “Tengo un cocinero buenísimo… cuando vine la primera vez a New York, hace quisá veinte años, había un tipo en el barco… Él y yo nos escapamos juntos y siempre él me desía: Armand, tú nunca triunfarás, muy peresoso, muy amigo de faldas, muy… Ahora él es mi cosinero… un chef de primera, la vida es cosa graciosa, señor Herf”12.

Encuentro en estos dos personajes ese tránsito en las tres fases de esa estructura social y es Congo el que tiene el poder de llevar a cabo ese sueño americano, es un ser fronterizo que no tiene un límite, que ve a Nueva York como una tierra de Nadie con “puertas o puentes cuya función primordial es la de ser franqueables y franqueados, escenarios para el conflicto, el encuentro, el intercambio, las fugas y los contrabandeos”13. Emile aunque logra pasar esos ritos de paso no cumple su sueño americano de abrirse puertas y triunfar, termina su vida como cocinero de su amigo.

Gus McNiel y George Baldwin se encuentran en una fase preliminar, con trabajos estables, pero una situación en común les abre la puerta y ascienden en el status social de la ciudad. En el accidente de Gus, George ve la oportunidad de ser conocido, de encaminarse por ese rito de paso que le permite el tránsito de status social a otro”14, de salir de esa nada que lo está empezando absorber; también es la oportunidad para Gus de escalar socialmente, aprovechando el dinero dado por la indemnización del accidente. A partir de ahí, la relación socioeconómica de Gus y George estará ligada y el triunfo de uno será el del otro: -… Pero, diablos, si no hubiera sido por mí no hubiera usté salido nunca fiscal del distrito. –Ya sé que usted siempre ha sido un buen amigo mío y espero que seguirá siéndolo”15.

Por último está Jimmy Herf, como el personaje que siempre está en ese umbral liminal y que nunca pudo adaptarse a la ciudad, ¿Para qué habremos vuelto a esta cochina ciudad?”16, conservando siempre un pensamiento crítico con respecto a todo lo que gira en torno suyo: -Lo peor que a mí me pasa es que no sé bien lo que quiero; por eso ando dando vueltas, lo cual es desesperante y descorazonante”17. En todo el transcurso de la novela Jimmy es un pasajero, permanece en esa nada, en ese estado liminal que le da una libertad comparada a la de Stan en el sentido de desobediencia de las normas establecidas, es un “… personaje moralmente ambivalente con un acomodo social débil o que se rebela o cuestiona axiomas culturales básicos… Su estado es el de la paradoja, el de alguien al que se ha alejado de los estados culturales claramente definidos”18. Así termina su rol en la novela, cansado de una ciudad en la que se ha sentido una nada y que no ha significado nada para él: -Oiga, ¿me deja usted subir? –pregunta al hombre pelirrojo que lleva el volante. -¿A dónde va? –No sé… Bastante lejos”19.

Teniendo en cuenta la biografía de Dos Passos, se pueden identificar rasgos característicos de su forma de pensar, de ver la ciudad y de su profesión en el personaje Jimmy Herf, quién también es periodista (aunque no de buen gusto), viaja a Europa como corresponsal de la Cruz Roja y al igual que el escritor poseen una mirada global sobre la situación mundial, lo que hace de New York un retorno al caos, a la miseria, al estancamiento y a la asfixia. Es a través de Jimmy que tenemos las constantes críticas en apelativos sobre la ciudad20, bien sea cuando habla con su primo Joe Harland o en su discurso a Congo sobre escalar y fracasar en la ciudad. Este personaje se identifica con el escritor y se puede sentir tácitamente la profundidad psicológica que inyecta Dos Passos en los diálogos de Jimmy con los demás personajes.

BIBLIOGRAFÍA

_______

1 Según portal de internet http://www.es.wikipedia.org/wiki/Ciudad_de_Nueva_York, en el que la ciudad pasa de 4.766.883 en 1910 a 5.620.048 en 1920.

2 Delgado, Manuel. El animal público. Cap. 3, pág. 105

3 Dos Passos, John. Manhattan transfer. Editorial Bruguera, pág. 9

4 Ibídem, pág. 77

5 Delgado, Manuel. El animal público. Cap. 3, pág. 107

6 Dos Passos, John. Manhattan transfer. Editorial Bruguera, pág. 148-49

8 Dos Passos, John. Manhattan transfer. Editorial Bruguera, pág. 246

9 Delgado, Manuel. El animal público. Cap. 3, pág. 113

10 Ibídem, pág. 298

11 Ibídem, pág. 27

12 Ibídem, pág. 448

13 Delgado, Manuel. El animal público. Cap. 3, pág. 105

14 Ibídem, pág. 102

15 Dos Passos, John. Manhattan transfer. Editorial Bruguera, pág. 368

16 Ibídem, pág. 355

17 Ibídem, pág. 206

18 Delgado, Manuel. El animal público. Cap. 3, pág. 107

19 Dos Passos, John. Manhattan transfer. Editorial Bruguera, pág. 472

20Cochina ciudad”, cita 16. Ciudad de Destrucción, pág. 447

YEISON URREA DE LA PAVA ©

UNIVERSIDAD DEL VALLE


Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s